La relación entre animales y música

Escuche atentamente la próxima vez que oiga el canto de un pájaro, y es posible que escuche ritmos y patrones sorprendentemente similares a los que se encuentran en la música humana. Los científicos que estudian estos patrones argumentan que la naturaleza de la música puede ser más profunda de lo que se pensaba anteriormente, y puede sugerir un conocimiento inherente de la música que es compartido por muchos animales, incluyendo humanos, aves y ballenas.

En la última mitad de siglo, Judy Collins ha cantado con ballenas jorobadas y discos compactos con títulos como “Sounds of the Rainforest” han salido de las tiendas. El negocio de la “música natural” está en auge. Pero, ¿son estos sonidos relajantes realmente música? ¿O son simplemente funciones biológicas de los animales que las crean?

Cómo perciben la música los animales

Un artículo de Science sugiere que no sólo los sonidos naturales como el canto de las ballenas y los pájaros son música, sino que sus cantos pueden ser parte de una “música universal” que proporciona un concepto musical intuitivo a muchos animales, incluyendo a los humanos.

Las flautas, hechas de hueso y creadas hace 57.000 años, indican la importancia de la música para nuestros antepasados cavernícolas, explicó Atema. “Los instrumentos musicales eran más complejos que las herramientas de caza.”

Las similitudes entre los sonidos humanos y animales y el deseo innato de crear música que las similitudes sugieren es un tema que ahora está siendo explorado por el campo evolutivo de la biomusicología.

¿Sonido o música?

No parece haber duda de que la naturaleza puede crear sonidos estéticamente agradables. Mozart, por ejemplo, reescribió un pasaje del último movimiento de su Concierto para piano en Sol Mayor para que coincidiera con la canción de su estornino.

El canto del pájaro, argumentan los biomusicólogos, era música antes de ser “compuesta” por Mozart. Sin embargo, la definición de “música”, advirtió Ron Hoy, profesor de neurobiología y comportamiento de la Universidad de Cornell, debería ser examinada a fondo antes de ser usada para describir sonidos particulares.

Aunque el término “música” ha sido liberalmente aplicado -a los “4’33”” del compositor John Cage, a los “4’33”,4 minutos, 33 segundos de silencio, por ejemplo-, Hoy argumenta que todos los conceptos de la música retornan a la visión humana de lo que es o no es “musical”.

“Podemos examinar las pruebas y dar más crédito a los animales”, señaló Jelle Atema, coautora del artículo y profesora de biología de la Universidad de Boston que ha estudiado las flautas prehistóricas. “Y podemos mirar a los humanos y estar menos impresionados con los humanos.”

La música es estrictamente un concepto antropológico. Los humanos encuentran belleza en ciertos sonidos y los doblan con música”, dijo. “Toda una generación de hippies de los’60 alteró sus mentes escuchando el canto de las ballenas”, dijo Hoy. “Para los oídos humanos, son preciosos.” Pero, ¿los animales crean a propósito estos sonidos estéticamente agradables?

La música no es solo un sonido humano

Los biomusicólogos sostienen que no sólo son agradables los sonidos de algunos animales, sino que también están compuestos con el mismo lenguaje musical que los humanos. Las ballenas, por ejemplo, utilizan muchos de los conceptos musicales que se encuentran en la música humana, incluyendo ritmos, longitudes de frases y estructura de canciones similares. Estas similitudes, sostienen los autores de Science, “prueban que estos mamíferos marinos son compositores inveterados. ”

Los escritores también señalan a los pájaros como músicos, notando que los cantos de los pájaros siguen patrones rítmicos y tonos que están en sintonía con la música humana. Los pájaros no sólo crean sonido vocal, señalan, algunos también añaden un instrumento de percusión a sus cantos.

Citando estas similitudes, así como las flautas Cromagnon y Neandertal examinadas por Atema, el artículo de Science sugiere que puede haber una “música universal”: la que une a todos los compositores -humanos y animales.

La “impenetrable vaguedad” de la música, concluyen, “parece indicar que las raíces de la música están más cerca de nuestro antiguo cerebro de lagarto… que la música tiene un origen más antiguo incluso que el lenguaje humano“.