Black Friday, perfecto para comprar música

black friday

Aterrizó en el mundo entero desde los Estados Unidos como un día de promociones y descuentos -en el mercado americano es el primer viernes después del Día de Acción de Gracias y marca el inicio de la campaña de Navidad-, pero algunas cadenas de distribución ya empujan para que el Black Friday cambie de apellido para convertirse en la Black Week. Los comercios encaran hoy una nueva edición de esta campaña, que en muchos casos ya no se limita a una sola jornada de rebajas. El Black Friday ha llegado para quedarse y este año ha ganado adeptos en sectores que tradicionalmente no hacen descuentos en fechas concretas, como los concesionarios de coches, las inmobiliarias y las gasolineras. Después de un mal noviembre -con peores ventas en la ropa de invierno por el suave frío-, el sector confía de nuevo en esta promoción para espolear la facturación.

Cambio en las compras de Navidad

Aún así, el adelanto de la campaña de Navidad genera dudas entre los pequeños comerciantes, que temen que el Black Friday acabe comiéndose las ventas del periodo de fiestas. “Se ha desvirtuado el concepto original, y ahora es simplemente vender por vender”, explica el presidente de la Fundación Barcelona Comercio, Salvador Vendrell. Según la asociación de comerciantes, gran parte de las compras que se harán hoy sustituyen las de diciembre, es decir, que en realidad no se vende más. “Si esto se convierte finalmente en un mes de descuentos, acabará haciendo daño al comercio de proximidad”, dice Vendrell.

La misma preocupación llega en palabras de Comertia, la asociación catalana de cadenas de comercio familiar. Según su presidente, Joan Carles Calbet, el Black Friday no ayuda a vender más, sino a avanzar las compras. “Nos hemos visto atrapados en esta moda, pero si se acaba alargando más días puede acabar teniendo un efecto perjudicial en la facturación”, razona. Para las dos asociaciones la conclusión es la misma: un día -o un fin de semana- de descuentos es asumible, pero estirar en exceso la fiebre del Black Friday les puede acabar saliendo demasiado caro.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *